Etiquetas

, , ,

COMPRAR: Amazon (físico)/ Amazon (Kindle)

No sentirse parte del lugar dónde has nacido es un sentimiento muy duro. Ver día tras día como tu familia y amigos hacen su vida en aparente felicidad mientras tú te sientes vacía y sola, sin saber a dónde perteneces realmente y sin querer pensar en esas ideas que te alejan irremediablemente de ellos y de esa felicidad soñada es muy difícil de expresar con palabras.

Pero en un lugar como la “Ciudad de Ensueño” sólo se puede ser feliz ignorando, deliberadamente o no, la verdad camuflada bajo las capas de conformismo social que inunda las calles y dibuja sonrisas falsas en el rostro de sus habitantes, cuya presencia no deja expresar los verdaderos sentimientos de muchos ciudadanos, temerosos de poner voz a unas ideas que pondrían en peligro el equilibrio de esa sociedad idílica tan bien estructurada. Por ese motivo optan por enterrarlos bajo los adoquines de las calles o en las profundidades de un sombrío bosque, bajo las raíces de un árbol perdido en medio del silencio absoluto, el único que permite la libertad de pensamiento sin reproches ni exclusiones. Ese es el silencio que de verdad te hace libre.

El mundo se ha equivocado con ella: no debería haber nacido en Ensueño. No es un buen lugar, ni agradable, ni bonito; aunque tenga bosques y jardines preciosos, algo falla en él, algo que lo corrompe y aniquila su belleza natural.

Mara es una adolescente en su último año de instituto, intenta sacar buenas notas para contentar a su exigente madre, vive con sus agrupadas a las que conoce de toda la vida, le gusta salir de fiesta y está secretamente enamorada de un chico popular en el pueblo. Su vida parece fluir tal y como está previsto: al acabar el instituto trabajará en la Fábrica de las Ovejas, el pilar principal de la economía del pueblo, se casará y tendrá hijos en su nueva casa, los cuales irán a su mismo instituto y también trabajarán en la fábrica cuando sean mayores. Todas sus amigas aspiran a eso y su madre insiste en que es el único camino que debe seguir. ¿Porque ella piensa en otras cosas? Esas ideas son peligrosas, la confunden y no la dejan pensar con claridad. ¿Porque sólo se siente ella misma pintando en la soledad del bosque? ¿Porque su padre la abandonó en un sitio cómo ese? ¿Qué le impide ser feliz en la Cuidad de Ensueño?

Demasiadas preguntas y pocas respuestas. El tiempo se agota y debe descubrir la verdad silenciada antes que se pierda para siempre en medio de la multitud. Pero debe hacerlo sola, sus agrupadas no tienen sus mismas inquietudes y el chico que le gusta parece pertenecer a otro mundo, sólo apto para unos pocos afortunados. Debe atreverse a cruzar el umbral entre la verdad y el engaño, aunque una vez haya abierto los ojos ya no habrá vuelta atrás.

Está cansada, confusa, como si algo fallase, algo escondido que necesitara ser descubierto, pero no sabe qué es, ni cómo hacerlo, ni si tiene la valentía suficiente para hacerlo. Ni siquiera sabe por qué tiene esa absurda sensación.

Nos encontramos ante una historia conmovedora, con ideas poco convencionales que hace reflexionar al lector durante la lectura y tiempo después de finalizar sus páginas. La historia de amor de la protagonista así como la relación con sus amigas no es el eje principal de la trama, sino ejemplos de cómo toda una sociedad puede verse inmersa en las ideas de unos pocos y como eso puede cambiar sus vidas en muchos aspectos.

Así mismo, la verdadera acción no tiene lugar en las calles de la Ciudad de Ensueño, dónde todos los días son prácticamente iguales y la rutina engloba a sus habitantes, sino en la mente de Mara. Es curioso como el único elemento discordante en una sociedad tan bien descrita y estructurada sea en realidad lo único verdaderamente insustituible para que la historia tenga sentido.

Al principio del libro nos encontramos a una chica tímida y llena de dudas que sigue la corriente de los que la rodean para no llamar la atención ni atreverse a pensar en su voz interior, la que le susurra sus miedos cuando la soledad la engulle y que necesita callar como sea para poder proseguir con su vida con la normalidad esperada. Pero esa voz interior cada vez se hace más fuerte conforme Mara se fija en los detalles que antes no se atrevía a ver: comentarios inocentes, verdades camufladas en mentiras y miradas fijas en ella cuando se da la vuelta. Todo eso la transforma en alguien valiente con unos ideales que ya no quiere callar más y con la convicción de llegar hasta el final como sea para conocer su verdadera historia y la de la persona que más quiere en el mundo: su padre.

Habláis demasiado, en vez de callar y atender a lo que realmente ocurre. Si dejarais de prestar atención a esas tonterías y escucharais, si lo hicierais de verdad, en silencio, escuchándoos a vosotras mismas, os daríais cuenta de lo infelices que sois.

En conclusión, con un ritmo ágil y preciosas descripciones de la Ciudad de Ensueño, el bosque y el mundo interior de la protagonista, repleto de valiosos pensamientos y reflexiones, la autora ha conseguido plasmar perfectamente un gran conflicto interno entre las páginas de esta novela romántica con toques de fantasía que en realidad nos habla del verdadero significado de la palabra libertad.

 

Soy Josune Murgoitio,escritora y periodista independiente (Mondragón, País Vasco, 1985).  Tras estudiar derecho y periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, realicé un viaje a Bolivia y después volví al País Vasco con la intención de comprender.

La idea de escribir esta novela surgió de la necesidad de mostrar a las personas la obra que me hubiese gustado leer. Ha sido un proceso de creación y desarrollo largo, lo que en un primer momento pensé me llevaría un año, se ha alargado a cinco. Un camino bonito, duro, alegre y triste. Un viaje realmente apasionante.

Redes sociales: Facebook / Instagram / Goodreads 

Web: http://coloresprohibidos.com

 

Anuncios