Etiquetas

, , , , ,

COMPRAR: Amazon

En esta historia conocemos a Mackenzie, una chica americana obligada a alejarse de Boston, su hogar, y de su abuelo para mudarse a España con sus padres por motivos de trabajo. En ningún momento ella está de acuerdo con esa decisión y para poder adaptarse a su nueva vida sin perder sus valiosos recuerdos decide crearse una máscara en la que volcar todo lo que los demás esperan de ella sin mostrar nunca su verdadera personalidad.

Así nace una nueva Mackenzie, una chica extrovertida y voluble capaz de casi todo para ganarse la admiración de los demás, tan acostumbrada a ser el centro de atención y sentirse superior al resto que no se da cuenta del peligro que la acecha hasta que ya es demasiado tarde.

El peligro al que me refiero tiene un nombre, Hugo, un chico bastante mayor que ella, atractivo, deportista y muy seguro de sí mismo que empieza a moldear el carácter y la apariencia de Mackenzie a su antojo con la excusa de ser más mayor y maduro que ella y saber lo que mejor le conviene para poder ser merecedora de un futuro a su lado.

Me sacrificaré para complacerle y, cuando no quede más que aportar, rascaré entre las migajas de mi alma hasta entregar el último pedazo de mí.

El entorno familiar de nuestra protagonista tampoco ayuda a que ella salga de esta situación ya que sus padres trabajan todo el día y constantemente viajan por negocios, así que Mackenzie se pasa muchas horas sola en casa o de compras con sus superficiales amigas, muy lejos de su abuelo y de Boston, donde realmente quiere estar.

¿Y qué puedo decir de sus amigas Berta y Blanca? Para ellas Mackenzie es un ejemplo a seguir (aunque en realidad sólo conocen la falsa imagen que ella ha creado), desean su popularidad y apoyan todas sus decisiones, por muy terribles y humillantes que sean para el resto de compañeros. Y es que las tres disfrutan hundiendo a los demás, tal vez para poder sentirse superiores al resto y, por lo tanto, intocables.

Pero ellas están muy lejos de ser sus amigas ya que en cuanto nuestra protagonista tiene evidentes problemas con su pareja, la acusan de preferir a Hugo antes que a ellas y se buscan nuevas compañías con las que poder seguir siendo populares, aunque sea a costa de hundir a Mackenzie y la poca confianza que le queda.

Pero no todo está perdido, nuestra chica logra encontrar un apoyo tan importante como inesperado que la ayuda a desahogarse sin sentirse juzgada, a abrir los ojos y a intentar salir de su terrible situación. Alguien al que ella humilló en el pasado sin importarle las consecuencias que tendrían sus actos para él. Y es que la verdadera amistad se basa en conocer los errores y defectos del otro y, aun así, seguir siendo su amigo.

Yo sola me lo he buscado, a base de superioridad e insultos. Creyéndome la reina, fui cavando el gran hoyo que es mi tumba, donde ha caído mi corona.

Aunque lo verdaderamente importante de esta historia no es la ambientación ni los personajes, sino el mensaje que la autora pretende inculcar al lector y que, sin duda, logra transmitir por completo, pese a las pocas páginas del libro. Y a pesar de lo que pueda parecer en un primer momento, no estamos hablando del diario de una chica maltratada por su pareja en el que refleja su decepción, su cobardía y la impotencia que siente al no saber ni querer salir de su situación, para mí este relato es un grito a la esperanza, a no rendirse jamás y aprender a elegir bien a las personas que nos rodean para poder dar lo mejor de nosotros mismos y avanzar con ellos sin dejar nunca de ser quienes somos, pese a quién le pese, porque no hay nada peor que perderse a uno mismo.

En conclusión, la autora logra sumergir al lector en la piel de una chica que al principio aparenta tenerlo todo (amigos, popularidad, dinero) pero que en realidad tiene muchas carencias emocionales que la empujan a dejarse querer por alguien que no quiere su bien y que maquilla su control y su obsesión con una falsa preocupación por ella que la empujan a una situación límite que hace peligrar su vida y de la que no logra salir.

El lector ve todas las fases por las que pasa la protagonista y sabe lo que ella piensa en cada momento, lo que provoca que sienta lastima e impotencia por no poder ayudarla al mismo tiempo que logra comprenderla perfectamente. Y por esa razón recomiendo la lectura de este libro, para ponerse en el lugar de una persona maltratada y ver el mundo desde su perspectiva para poder entender los casos reales que desgraciadamente suceden a nuestro alrededor. Y si la persona que me está leyendo se siente identificada con la situación de Mackenzie o ha vivido algo similar entenderá la importancia de pedir ayuda a alguien externo que le haga ver la realidad que es incapaz de ver sola y la acompañe en su huida a la libertad para que tenga el valor suficiente para enfrentarse a lo que se ha convertido y resurgir de sus cenizas.

 

 

Anuncios